Herramientas para la recuperación

La siguiente lista de herramientas, lemas y sugerencias puede resultarte muy útil si estás padeciendo el síndrome de abstinencia de la adicción al sexo y al amor. Son sólo sugerencias.
Puede que no sean adecuadas para cada situación. Averigua cuáles son las que mejor te van, ¡y ponlas en práctica!
1. Tómatelo con calma.
2. Lo primero es lo primero.
3. No lo compliques que es sencillo.
4. Suelta las riendas y ponte en manos de Dios.
5. Piensa.
6. Día a día.
7. Sólo estas veinticuatro horas.
8. Esto también pasará.
9. Dios hace por nosotros lo que nosotros no podíamos hacer por nosotros mismos.
10. ¡Pase lo que pase, no te dejes arrastrar por la adicción!.
11. Elabora cada día un horario sencillo y bien estructurado.
12. No te aísles. Telefonea a los miembros del grupo.
13. Telefonea a tu padrino o madrina. Consigue números de teléfono de otros miembros del programa. Ten la lista a mano. Llámalos.
14. Evita las personas, los lugares y las actividades que puedan disparar tu adicción.
15. Antes que nada habla con tu Poder Superior.
16. Pide a las personas del Programa con las que te sientas cómodo que te llamen.
17. Si recaes, no abandones. Empieza de nuevo. Renueva tu compromiso con la recuperación.
18. Asiste a treinta reuniones en treinta días.
19. Acude a un/a psicoterapeuta.
20. Tira a la basura cualquier objeto que pueda estimular tu adicción: revistas, vídeos, contactos, números de teléfono, direcciones, fotos, cartas, etc. Si no te resultara posible deshacerte de ellos, entrégaselos a tu padrino o a otro miembro del programa para que te los guarde.
21. Sal a dar un paseo a pie o en bicicleta a un lugar donde no haya peligro.
22. Cambia tu energía, tranquilízate, o ponte en acción.
23. Escribe en tu diario. Prepara el primer paso por escrito.
24. Asiste a alguna reunión. Si no hay de SAA, vete a una reunión abierta de Alcohólicos Anónimos, Al-Anon, Comedores Compulsivos Anónimos, u otro programa de recuperación de los doce pasos.
25. No tengas miedo a decir que «no». Recuerda que tienes derecho a establecer límites para asegurar tu recuperación.
26. Lee el capítulo quinto («El síndrome de abstinencia») del libro Adictos al Sexo y al Amor Anónimos.
27. Si te ves en situaciones peligrosas y no puedes evitarlas, pide ayuda a un miembro del programa.
28. Procura el no recurrir a otras adicciones (cambio de adicciones). ¡Ojo con la compulsión por la comida, las compras, el juego, las drogas, etc.!
29. Busca una nueva ruta para ir al trabajo, a tu centro de estudios, a casa.
30. Asiste a una iglesia, sinagoga o a otro lugar de culto.
31. Reza, medita, mantén un contacto consciente con tu Poder Superior.
32. Evita los medios de comunicación que no te convengan: TV, cine, vídeos, revistas, música, novelas, etc.
33. Cómprate flores; envíate una postal a ti mismo.
34. Disfruta de la compañía de familiares y de amigos con los que te sientas a gusto y que no pongan en peligro tu recuperación.
35. Busca un lugar o una persona de confianza con la que puedas llorar, expresar tu rabia, lamentarte. No reprimas tus sentimientos.
36. Evita pasar hambre, y los sentimientos de enfado, soledad y fatiga.
37. Recuerda que una cosa son los sentimientos y otra los hechos no te morirás a consecuencia de ellos.
38. Evita los lugares que solías frecuentar cuando practicabas la adicción.
39. No practiques conductas adictivas sustituto risa. (Si eres adicto a la pornografía, no pases a frecuentar lugares de «ligue», etc.)
40. No te empeñes una vez más en intentar salvar una relación de pareja. Antes de plantearte la reconciliación espera hasta que hayas pasado el síndrome de abstinencia.
41. Y sobre todo, ¡no pierdas la esperanza! El síndrome de abstinencia no es eterno. Recuerda que no estás solo.